mi-amigo-el-gigante-banner

Mi amigo el gigante, de Steven Spielberg

En un estudio como Disney, copado por franquicias superheróicas, soap operas espaciales e historias de princesas y sapos, resulta agradable ver que de vez en cuando, se apuesta por algún producto nacido del cariño.

Desde el momento en que Steven Spielberg (que nada tiene que demostrar, y por lo tanto, nada tiene que arriesgar en esta industria) se puso a cargo de un proyecto condimentado totalmente para la infancia, todos supimos que estaríamos ante algo más que una adaptación del clásico de Roald Dahl.

Mi amigo el gigante” es uno de los escritos del galés, fabricante de sueños para múltiples generaciones, que pone esta vez esos sueños en manos de Melissa Mathison. La guionista de E.T. fallecida el pasado año, logra plasmar en idioma cinematográfico de una manera digna el mundo de los gigantes, su historia y todo lo que le rodea (que en este caso es Reino Unido).

A pesar de que la película se atasca un poco en su segundo acto, merece la pena ponerse el buzo y sumergirnos en el espectáculo visual que nos ofrece Spielberg. El director de Jurassic Park, nos regala una introducción de ensueño, cuya fotografía y composición recuerda mucho a películas como Hook o Inteligencia Artificial.

En esa introducción descubrimos a Sophie (interpretada por Ruby Barnhill), una muchacha que en muchas ocasiones del film nos dará más de un dolor de cabeza llevando su british politeness hasta extremos a menudo insoportables, lo que ocasionará que gran parte del público no llegue a conectar con ella.

La gran baza de la película es sin duda Mark Rylance. El oscarizado actor pone voz y alma a este “gran gigante bonachón”, que los muchachos de WETA se encargan de convertir en prácticamente real. Y es que es él el que consigue hacer reír y emocionar, evocando un poco a ese abuelo proveniente de núcleos rurales, con el que todos hemos intercambiado historietas en nuestra infancia.

Seguramente la amenaza que se cierne en el mundo de los gigantes no sea más que un grupo de gigantones haciendo bullying a un pobre señor, pero así es en el libro de Dahl, y Spielberg, un cineasta como ninguno, se encarga de otorgar la excelencia audiovisual que solo el guión puede llegar a empañar.

En cualquier caso, siempre es una buena noticia poder contar con equipos humanos que cuenten con Spielberg, John Williams, Frank Marshall, Kathleen Kennedy y Melissa Mathisson. Aunque sea un tándem que lamentablemente, sólo podremos revivir en nuestros sueños.

Eso sí, entre todos han conseguido crear personajes como “E.T.” y el “Gran Gigante Bonachon”. A mi que no me devuelvan el alma, Amblin me la robó hace muchos años y les permito que se la queden.

En definitiva, ¿eres capaz de creer que un gigante puede ocultarse en la oscuridad de la noche en un callejón del West End londinense? En ese caso, “Mi amigo el gigante” es un salvoconducto a tu corazón.

MIKEL PEREZ


 
 

Trailer de Mi amigo el gigante


 
Ficha técnica
Título: Mi amigo el gigante
Título original: The BFG
Año: 2016
Duración: 117 min.
País: Estados Unidos
Director: Steven Spielberg
Guión: Melissa Mathison (Cuento: Roald Dahl)
Música: John Williams
Fotografía: Janusz Kaminski
Reparto: Mark Rylance, Ruby Barnhill, Penelope Wilton, Jemaine Clement, Rebecca Hall, Bill Hader, Rafe Spall, Adam Godley, Matt Frewer, Ólafur Darri Ólafsson, Haig Sutherland, Michael Adamthwaite
Productora: Amblin Entertainment / DreamWorks SKG