Siete años después de haberse visto obligado a dejar su puesto en la policía de Nueva York por un escándalo producido por un desafortunado tiroteo, el detective privado Billy Taggart (Mark Wahlberg) es contratado por el alcalde de la ciudad, Nicholas Hostetler (Russell Crowe), para que investigue la presunta infidelidad de su mujer (Catherine Zeta-Jones). Pero cuando el supuesto amante de ésta aparece muerto, las cosas se complican mucho más de lo que Taggart podría haber previsto. El detective, que no tarda en descubrir que no era más que un peón en una partida mayor, se adentra en la zona gris que une los mundos del crimen, la política y los negocios.

Clásico thriller de estilo policial sin mucha acción, donde los entresijos de la política llevan a un ex policía a una complicado entramado de corrupción. La historia que nos quieren explicar ya la hemos visto de un modo u otro en anteriores películas, no hay nada nuevo en este film, no aporta ninguna novedad y la historia no tiene ningún giro final con el que uno pueda decir “Gran película”
Con una narración sobria, en la que tal vez puedes perderte en algún momento por culpa de algún lío nombres de los protagonistas, la película no tiene más pretensión que la de narrar el caso. Es una cinta algo descafeinada, no llega a acercarnos a los personajes en ningún momento, cosa que sería de agradecer para que uno se interese por lo que les pueda pasar y por consecuencia, por la película.

Los personajes bien interpretados por los tres protagonistas principales, Mark Wahlberg, Russell Crowe y Catherine Zeta-Jones, no están muy trabajados. Es en la vida de Taggart (Wahlberg) en quién se centran mas, mostrando a un hombre bastante perfecto, pero es tal vez por esto que no nos atrapa su personaje. El mas oscuro es el de Russell Crowe, con el que casi no puedes intimar dado lo poco que nos muestran de él, y eso que podría sacarse más substancia de este personaje. Con el resto de personajes pasan tan por su superficie que nos da igual el actor que lo interprete o lo que le pueda ocurrir en la película.

Seguramente esta película dirigida por Allen Hughes, tendría menor importancia de la que tiene, si no aparecieran los actores de peso que en ella salen.
Una película de conspiraciones en las altas esferas del gobierno, que puede ser vista y seguramente olvidada al poco rato. Entretiene lo justo.

 

SALVA VILA

logo findelahistoria


Ficha técnica:
TÍTULO ORIGINAL: Broken city.
DIRECTOR: Allen Hughes
GUIÓN: Brian Tucker
MÚSICA: Atticus Ross, Leopold Ross, Claudia Sarne
FOTOGRAFÍA: Ben Seresin
REPARTO: Mark Wahlberg, Russell Crowe, Catherine Zeta-Jones, Jeffrey Wright, Barry Pepper, Alona Tal
PRODUCCIÓN: Brant Andersen, Remington Chase, William S Beasley, Michael Corso…
PRODUCTORA: 20Th Fox, Regency Enterprises, Mr Mudd Productions, Mandate Pictures
DURACIÓN: 109 minutos