Aquí tenéis la lista de los principales premiados en la ceremonia de la Academia de la Televisión estadouniudense de entrega de los Premios Emmy 2012:

Serie dramática: Homeland

Serie cómica: Modern Family

Actor en serie dramática: Damian Lewis, Homeland

Actriz en serie dramática: Claire Danes, Homeland

Actor en serie cómica: Jon Cryer, Two and a Half Men

Actriz en serie cómica: Julia Louis-Dreyfus, Veep

Actor secundario en serie dramática: Aaron Paul, Breaking Bad

Actriz secundaria en serie dramática: Maggie Smith, Downton Abbey

Actor secundario en serie cómica: Eric Stonestreet, Modern Family

Actriz secundaria en serie cómica: Julie Bowen, Modern Family

Miniserie/telefilme: Game Change, de Jay Roach

Actor miniserie/telefilme: Kevin Costner, Hatfields and McCoys

Actriz miniserie/telefilme: Julianne Moore, Game Change

Actriz secundaria en miniserie/telefilme: Jessica Lange, American Horror Story

Actor secundario en miniserie/telefilme: Tom Berenger, Hatfields and McCoys

Programa nocturno de variedades: The Daily Show with Jon Stewart

Programa reality: The Amazing Race

 

Los galardones, que se entregaron en la noche del domingo en Los Ángeles (California, Estados Unidos), sirvieron para confirmar la preferencia de los votantes (críticos, actores y expertos de la industria) por Homeland, el thriller sobre la guerra contra el terrorismo en las entrañas de la agencia de inteligencia estadounidense, la CIA. Su triunfo fue a costa de otra de las favoritas, que este año se fue con las manos vacías: Mad Men, dueña del premio a mejor drama por cuatro años consecutivos, resultó la gran perdedora. La serie que deja al desnudo el negocio de la publicidad en los años 60 no consiguió ninguno de los galardones mayores, pese a estar nominada en 17 categorías incluyendo las principales. Su protagonista, Jon Hamm, perdió el de mejor actor a manos del británico Damian Lewis, protagonista de Homeland como un ex Marine sospechado de cooperar con al Qaeda.

En los últimos años, los Emmy han definido sus tendencias y luego han tendido a convalidar sus favoritismos en entregas subsiguientes: no es extraño ver a los ganadores acrecentar sus colecciones de estatuillas año tras año o acumular múltiples nominaciones en una entrega. El récord lo tiene 30 Rock, con 22 en 2009, y entre los dramas, NYPD Blue, con 27 menciones en 1994. Eso, claro, hasta que un nuevo favorito desbanca al anterior. Muchos críticos sugieren que eso es lo que ocurrió en esta edición número 64 con Mad Men: pese al récord de 17 nominaciones, la mayor cantidad entre todas las series dramáticas en concurso, la del productor Matthew Weiner no consiguió ningún premio. Para algunos, una señal de que Homeland es la nueva niña mimada. Para otros, una señal clara de que el esperado regreso de los publicistas de Madison Avenue, cuya quinta temporada se postergó más de lo que los fans hubieran querido, no tuvo el nivel de las primeras cuatro.

La validación de Lewis truncó asimismo el deseo de Bryan Cranston de conseguir el cuarto Emmy por su Walter White de Breaking Bad, el profesor de química devenido narcotraficante hacia el final de su vida. Homeland también hizo que Claire Danes, la agente de la CIA que lidera la historia, se convirtiera en mejor actriz dramática por encima de competidoras de la talla de Glenn Close, la ganadora de 2011 Julianna Margulies (por The Good Wife) o la veterana Kathy Bates, entre otras.


En cambio, los reconocimientos a las comedias no dejaron lugar a las especulaciones: la favorita Modern Family se llevó el título de mejor serie. Como había ocurrido el año pasado… y el anterior. La tercera estatuilla mayor para la serie creada por Christopher Lloyd y Steven Levitan ha servido, según sus responsables, para dar espacio en el horario central de la TV estadounidense a una familia alejada del modelo tradicional. En los pasillos de la industria, el show es elogiado por conseguir múltiples nominaciones en el rubro de actuación de reparto, colocando a todos los integrantes adultos del elenco en la contienda año tras año. Esta vez, la colombiana Sofia Vergara y Julie Bowen figuraban entre las seis mujeres candidatas y fue Bowen -Claire Dunphy, en la serie- quien resultó elegida por segundo año consecutivo. Entre los hombres, cuatro de las seis candidaturas fueron para los hombres de Modern Family; la estatuilla terminó en manos de Eric Stonestreet, Cameron en la ficción, después de que en 2011 la ganara su compañero Ty Burrell, por su papel de Phil Dunphy.


Julia Louis-Dreyfus, la vicepresidenta despistada que recorre los pasillos de la Casa Blanca en la comedia Veep, consiguió el tercer Emmy de su carrera, que cobró vuelo con la neurótica Elaine de la serie Seinfeld durante la década de los 90. Mientras que Maggie Smith, la implacable condesa Violet que destaca en el drama británico Downton Abbey, se llevó un premio de actuación, tal como había ocurrido el año pasado.

En el ámbito del drama, resultó inesperado el triunfo de Aaron Paul por su participación en Breaking Bad, por encima de Peter Dinklage, el medio hombre Tyron Lannister de Game of Thrones, una serie a la que le ha valido una sola temporada para convertirse en programa de culto y ya va camino a la tercera.