Crítica:

Película de terror basada en hechos reales, JunkYard Dog nos sitúa en Tenessee, Estados Unidos, donde una inocente y joven chica asiste a una fiesta de Halloween, disfrazada de siniestra,  cuando se queda tirada en la carretera con su escarabajo amarillo. Poco después de llamar a la asistencia en carretera aparece una grúa conducida por un joven gruista que se ofrece a remolcarla hasta la gasolinera mas cercana. Cuando pasan de largo la segunda gasolinera sin que el gruista medie palabra ni conteste a las preguntas de la chica, que no entiende qué está pasando, tanto nosotros como ella empezamos a temernos lo peor, y acertamos. La chica se despierta encerrada en una especie de refugio de paredes metálicas que solo contiene una cama, una ducha, una mesa y una letrina.

Pronto Audra descubre que es víctima de un malvado plan cíclico que se repite cada mes en que este perturbado asesino, que regenta un desguace, captura a una chica para tenerla cautiva bajo tierra durante 30 días satisfaciendo sus apetitos sexuales y compartiendo la carne, al punto, de la anterior inquilina como único alimento.

JunkYard Dog cuenta con dos secundarios de cara muy conocida, el sheriff que interpreta el actor Brad Dourif, que vimos en filmes clásicos como Dune (1984) o Muñeco diabólico (Child’s Play, 1988) y haciendo también de sheriff en Halloween. El origen (Halloween ,2007), y la agente del FBI que debe encontrar a la.muchacha desaparecida, encarnada por Vivica A. Fox, actriz que conocemos de Independence Day (1996) y sobretodo recordaréis como la asesina Black Mumba de Kill Bill: Vol. 1 (2003).

Hay que reconocer que JunkYard Dog cuenta con un buen montaje que ayuda a transmitirnos la rutinaria crudeza de esta escalofriante situación de encierro que vive Audra, que aunque lo parezca no es en realidad la protagonista del filme. El protagonista auténtico es el malvado y traumatizado psicópata, con lo cual nos queda la duda si el titulo del filme hace referencia a este terrorífico a la vez que apático personaje, o literalmente se refiere a su perro, al que éste alimenta únicamente de carne humana.

Podemos concluir que JunkYard Dog es un filme claramente mejorable en muchos aspectos pero que se deja ver sin problemas. Os dejo finalmente con una inquietante frase de la que tira el filme para intentar dejarnos preocupados: Según una unidad de estudio del comportamiento del FBI, el 85% de los asesinos en serie de todo el mundo vive en Estados Unidos.

   JORDI CIERCO

logo findelahistoria

 

Ficha técnica:

DIRECTOR: Kim Bass
GUIÓN: Kim Bass
MÚSICA: Sean Murray
FOTOGRAFÍA: Larry Boothby
MONTAJE: Michael Purl
VESTUARIO: Sarah Everest
REPARTO: Vivica A. Fox, Innis Casey, Brad Dourif, John Kapelos, Galadriel Stineman, Jade Shapiro
DISEÑO DE PRODUCCIÓN: Cyndi Williams
PRODUCCIÓN: Kevin Alexander Heard, Deanna Shapiro