image

Brake

Buen thriller angustioso y con alto ritmo, Brake nos sumerge en la desesperación del agente Jeremy Reins, que despierta encerrado en un ataúd de cristal encerrado dentro de un maletero en el marco de un viaje a Nueva York para saldar sus deudas de juego. Cuenta solo con una radio de corta frecuencia y su intuición para intentar descubrir qué esta sucediendo y cual es el significado del marcador digital, adherido al peculiar sarcófago, que muestra una preocupante cuenta atrás.

Pronto nuestro protagonista descubre que es el blanco de un complejo plan tramado por terroristas que pretenden que Jeremy les diga la ubicación de Roulette, en referencia a un grupo de refugios subterráneos en los que el Presidente de los Estados Unidos se esconde en situaciones de riesgo. Sus captores quieren saber qué refugio es el que toca en esta rotación y parecen planear una cadena de atentados en América cuyo objetivo final es el Presidente. Deberá aplicar toda su resistencia y fuerza mental para luchar por su vida, la de su ex mujer y la del propio mandatario.

Esta es la premisa de esta especie de thriller de espionaje que recuerda descaradamente a la brillante Buried (2010) de Rodrigo Cortés pero sin llegar a su gran reflejo de la claustrofobia que tanto nos impactó en la genial cinta del director onubense. Aún así, la interacción del protagonista con el exterior tiene algunas variaciones que le dan un toque ligero toque diferencial dando al filme una gracia propia.

Dirigida y producida por el neoyorquino Gabe Torres, habitual de las series de televisión y director de películas tan poco conocidas como December (1991) o Last Stand (2003), Brake confía todo el peso de su éxito a la actuación del estadounidense Stephen Dorff, al que todos recordamos seguro de su personaje Deacon Frost en Blade (1998), y que posteriormente ha participado en World Trade Center (2006), Enemigos públicos (Public enemies, 2009), Somewhere (2010) y recientemente en la espectacular Immortals (2011). Dorff realiza un buen trabajo en Brake, sin llegar al nivel de Ryan Reynolds en Buried (2010), y recibe un mínimo apoyo de un veteranísimo Tom Bereneger más bien testimonial al que podemos ver dignamente envejecido.

En conclusión, podemos decir que Brake, en alusión a “romper”, refiriéndose a doblegar la resistencia de la víctima, es un trepidante thriller con una digna actuación del prácticamente único actor con el que cuenta y con una historia que nos atrapa pero que no consigue cautivarnos hasta el final.

   JORDI CIERCO

 
 

Imágenes de Brake:

 

Tráiler de Brake:

Ficha técnica:

DIRECTOR: Gabe Torres
GUIÓN: Timothy Mannion
MÚSICA: Brian Tyler
FOTOGRAFÍA: James Mathers
REPARTO: Stephen Dorff, Chyler Leigh, JR Bourne, Tom Berenger, Bobby Tomberlin, Kali Rocha, King Orba, Pruitt Taylor Vince, Sammy Sheik, Kent Shocknek, Jaylen Moore, Stephen J. Bridgewater, Matthew Pollino
DIRECCIÓN ARTÍSTICA: Sofia Jimenez
VESTUARIO: Marcy Grace Froehlich
MONTAJE: Sam Restivo
DISEÑO DE PRODUCCIÓN: John Mott
PRODUCTORA: Walking West Entertainment / La Costa Productions
PRODUCCIÓN: Gabe Torres, James Walker y Nathan West
DURACIÓN: 92 minutos

Deja un comentario