El periódico The New York Times ha confirmado que el actor estadounidense Ben Gazzara ha fallecido a la edad de 81 años en un hospital de Nueva York, víctima de un cáncer de páncreas. Nacido en 1930 y de nombre completo Biagio Anthony Gazzara, fue alumno de la legendaria escuela neoyorquina Actors Studio, por la que pasaron otras estrellas de Hollywood como Marlon Brando o Al Pacino.

El actor neoyorquino, hijo de inmigrantes italianos, dio sus primeros pasos en el mundo de la interpretación  en los años 50, participando en producciones teatrales de Broadway como La gata sobre el tejado de zinc, de Tennesse Williams, dirigida ni más ni menos que por el gran Elia Kazan. Sin embargo, su primer papel realmente trascendente en la gran pantalla no llegaría hasta 1957 con The Strange One. Dos años después llegaría el que seguramente se convertiría en su papel más recordado, el del teniente Frederick Manion en Anatomía de un asesinato (Anatomy of a Murder, 1959), de Otto Preminger.

En su extensísimo currículum, encontramos también interpretaciones en Vivir es lo que importa (The Young Doctors, 1961), Vida sin freno (A Rage to Live, 1965), El puente de Remagen (The Bridge at Remagen, 1969), Capone (1975), El viaje de los malditos (Voyage of the Damned, 1976), ¿Quién mató a J. F. Kennedy? (The Trial of Lee Harvey Oswald, 1977), High Velocity (1976) o La trama (Family Plot, 1976), de David Mamet, además de otras colaboraciones con directores de la talla de Peter Bogdanovich, Terence Young, Giuseppe Tornatore o Todd Solondz. Gazzara se convirtió en el actor fetiche de su amigo el cineasta John Cassavetes, con personajes memorables en cintas como Maridos (Husbands, 1970), El asesinato de un corredor de apuestas chino (The Killing of a Chinese Bookie ,1976) y Noche de estreno (Opening Night, 1977). El polifacético actor también fue conocido por su aparición en la pequeña pantalla en series como Run for your life, a finales de los años sesenta, y que le valió dos nominaciones para los premios Emmy.

Personalmente, le recuerdo del pequeño papel que interpretó en la genial El gran Lebowski (The Big Lebowski, 1998) de los hermanos Coen, donde encaraba al productor de porno Jackie Treehorn. También le vimos en El secreto de Thomas Crown (The Thomas Crown Affair, 1999), y en éstos últimos años, destaca su presencia en el filme español Schubert (2002), dirigido por Jorge Castillo, y su importante aparición como ciego en Dogville (2003), de Lars von Trier. Su más reciente actuación fue en 2011, interpretando al tío Giovanni en el filme La casa de Gino, una comedia francesa del desconocido Samuel Benchetrit.

Su rostro y su nombre, Ben Gazzara, quedarán para el futuro reflejado en sus películas y en el recuerdo de todo aquellos que hayan visto alguna de ellas, es la prácticamente eterna inmortalidad del cine.