H. R. Giger

Muere H. R. Giger, creador del universo Alien

H. R. Giger

Hoy ha sido triste noticia la muerte del genial H. R. Giger, artista suizo de nombre completo Hans Ruedi Giger y exponente máximo del surrealismo en el cine con sus creaciones para la saga Alien. Ha fallecido a los 74 años a consecuencia de los daños sufridos en una caída según fuentes de su museo, que lo ha hecho publico sembrando la consternación entre los fanáticos del brillante diseñador.

H. R. Giger alcanzó la fama a nivel mundial en el año 1979 cuando creó un mundo inimaginable alrededor de la figura del extraterrestre que protagonizaba la película Alien, el octavo pasajero (Alien, Ridley Scott, 1979). Scott descubrió a este genio gracias a su libro «Necronomicon» (1978), contratándolo inmediatamente para dar vida y forma a su monstruo cinematográfico. Artista todoterreno, su creación causó un muy fuerte impacto por su complejidad y fantasía envuelta en oscuridad. Comenzó graduándose en Arquitectura y Diseño Industrial en Zurich, para posteriormente fusionar el lo biológico con lo mecánico y llevarlo a otro nivel, creando un estilo que se denominó «biomecánico«. También se erigió en un gran exponente de la corriente nombrada «realismo fantástico«.

Sobre su mayor creación, el propio H. R. Giger declaró en su última visita a España en 2007 que consideraba su más famosa obra como:

«un desastre para mi carrera artística», «dejaron de invitarme a hacer exposiciones. En el mundo del arte, Hollywood no estaba bien visto».

El trabajo de este visionario en Hollywood no concluyó con el esalofriante Alien, pues trabajó también en películas como Poltergeist II: El otro lado (Poltergeist II: The Other Side, Brian Gibson, 1986), la saga Especies (Species), Tras haberse asomado al mundo del cine de la mano de Jodorowsky , para colaborar junto a Moebius en la fantástica adaptación de Dune (1976) que preparaba el director.

Sobre su obra en general no dudaba en afirmar:

«Mis pinturas parecen crear mayor impresión en la gente que está, bueno, loca». «Si les gusta mi trabajo, o son creativos o pirados»

H. R. Giger tiene incluso un museo dedicado a su obra, que se encuentra en Suiza, en Gruyeres, que podríamos calificar como la villa del queso. Si uno visita este bonito pueblecito enmarcada en una muralla y en la cima de una colina, podrá encontrar moviéndose por sus callejones este fantástico trozo de historia del cine que alberga gran parte de su obra, a demás de la estatuilla del Oscar que ganó por los efectos especiales de su más famosa película en 1980. El museo es francamente impresionante, pequeño pero impactante e incluso cuenta con un bar ambientado de forma increíble que estaba todavía en desarrollo cuando el que escribe tuvo la suerte de topar con este tesoro en una visita obligada a la zona, cuna del famoso queso que es el distrito de Gruyere, donde se encuentra el citado pueblo.

Seamos francos, quién no ha fingido alguna vez un incipiente dolor estomacal para posteriormente poner el brazo por dentro de la camiseta en un burdo intento de emular la mítica escena en que un pequeño alien sale de las entrañas de John Hurt en la primera película de la saga Alien? Como esa mítica secuencia, la estética que acompaña al mítico Alien forma parte de la memoria de gran parte de la población, haciendo de su creador H. R. Giger, un artista inmortal y un icono del diseño en el mundo del cine.

No os perdáis el siguiente impresionante vídeo en el que podemos obrservar como este creador realiza un bozeto en cámara rápida, simplemente brillante. Para más información podéis visitar su página web.

Nos deja un creador definido como enfermizo por algunos por lo excéntrico de su ideario y lo sorprendente de sus macabras creaciones. Para otros un auténtico genio con una mente tan oscuro como fantasiosa. Descanse finalmente en paz H. R. Giger.

Deja un comentario