Why don't you play in hell?

El director japonés Sion Sono ha entrado de cabeza este año en el Atlántida Film Fest con su último largometraje Why don’t you play in hell? (Jigoku de naze warui?), y podría decirse que “indiferentes” es como menos está dejando a los usuarios que ya la han visto. A decir verdad, las películas de Sono suelen ser un soplo de aire fresco en la cinematografía internacional por su frenetismo. A excepción de cintas como Be Sure to Share (2009) o The Land of Hope (2012), sus obras son como un coche sin frenos bajando por una pendiente a toda velocidad, con la seguridad de que al final de ella habrá una carretera lo suficientemente larga como para que el coche frene por sí solo.