Envenenados (The Devil we know) es un documental de esos que te dejan completamente aturdido e inmerso en alguna parte entre el miedo, la indignación y la incredulidad.

Lo que hace bueno un documental de este tipo son muchos factores, desde la narrativa hasta la estructura y el ritmo de desarrollo de la trama, pasando por la empatía que generen los protagonistas o lo claro que se exprese el mensaje. Pero la clave al final no es otra que el material de archivo y sobretodo la historia, la espeluznante e increíble historia real. En este caso, se trata de una historia que nos afecta a todos, a ti, a mi y a todos tus conocidos y seres queridos. Eso sin duda le da mucha fuerza a la trama de Envenenados. Porque somos nosotros, todos, los envenenados.

Envenenados. The Devil we know

El documental expone los peligros del producto “teflón”, algo que para muchos evoca practicidad y avance tecnológico más que algo tóxico y mortalmente perjudicial para el planeta. Pero resulta que no es así, resulta que según relata el documental el tan util teflón que invade paellas, ropa y todo tipo de productos que usamos en el día a día, contiene unos químicos que las empresas que lo producen, como la todopoderosa Dupont o anteriormente M3, saben desde los años ochenta que son mortales para nosotros. Así sin mas.

Envenenados. The Devil we know

Son químicos que acumulamos y nunca desaparecen de nuestro cuerpo ni tras nuestra muerte prematura gracias a los mismos. Estáis ya alucinando? Pues descubrid este documental que además como bonus trata la cobertura que el gobierno y la ley americana han dado a estas compañías por puros intereses económicos consiguiendo que muchos siguieran lucrándose a costa de la salud de todos hasta 2015, repito, hasta 2015.
Hasta hace 5 años no sustituyeron el infame componente C8 en el proceso de fabricar el teflon. Lo sustituyeron por algo que tendrá que comenzar todo este proceso de cero. Cuanto tardaremos en saber si lo nuevo es mejor o todavía peor que lo anterior y simplemente está aún por desvelarse? Al final es otro fluoroquímico llamado Gen x que la reina de los vertidos Dupont ya no fabrica sino que subcontrata a una empresa pantalla que lo hace.
El Gen x pasa así a engrosar la larga lista de químicos no regulados que se usan hoy en día en la fabricación de gran parte de los que comemos, bebemos, vestimos y respiramos.

Envenenados. The Devil we know

Y esta es la belleza de los documentales impactantes y el motivo por el cual piezas como “Envenenados. The Devil we know” acaban entreteniendo y enganchándote a la pantalla más que le mejor de los thrillers, porque en el imprevisible final que esperas mientras lo ves está tu vida en juego. No se trata de cómo acabas, que eso lo sabemos, sino de cuando. Eso es lo que nos roban por dinero, tiempo de vida.

Si uno realmente consigue no deprimirse ni perder los nervios, realmente es una pieza más que interesante y en cierto modo tan disfrutable como imprescindible. Consigue, que otras piezas similares no, no abrumarte con demasiada información ni detalles y en vez de eso se centra en lo más básico y el aspecto personal de todo el escándalo, consiguiendo transmitir su mensaje de forma más clara. Al final ese es y debe ser el principal objetivo de este tipo de documentales de denuncia.
 

JORDI CIERCO
firma findelahistoria

 
 

Trailer de Envenenados. The Devil we know


 
The Devil We Know. EnvenenadosTítulo: Envenenados. The Devil we know
Título original: The Devil We Know
Año: 2018
Duración: 88 min.
País: Estados Unidos
Dirección: Stephanie Soechtig, Jeremy Seifert
Guion: Stephanie Soechtig, Mark Monroe
Música: Brian Tyler
Fotografía: Rod Hassler
Premios:
2018: Festival de Sundance: Sección oficial documentales a concurso