Si tienes la suerte de hablar varios idiomas seguro que alguna vez te has echado las manos a la cabeza leyendo los fantasiosos títulos de grandes películas traducidos del inglés, francés o alemán al español de España, ¿es así? En Okodia agencia de traducción, tenemos varios profesionales dedicados exclusivamente a la traducción audiovisual y, francamente, merece la pena escuchar sus anécdotas en esos ratos del café matutino…

Así que hoy queremos compartir contigo, lector de findelahistoria.com un par de anécdotas sobre el maltratado mundillo de la traducción audiovisual, en concreto sobre la elección de títulos de “pelis”; son solo “batallitas” de traductores, pero seguro que te arrancarán más de una sonrisa e, incluso, alguna que otra reflexión. ¿Te apetece?

 

Armas-de-mujer

Armas de Mujer/Working Girls.

¿Crees que un título de película puede ser feminista o machista? Pues eso es lo que opinaron algunos críticos de cine (sobre todo mujeres) cuando se estrenó en 1988 la famosa película de Mike Nichols “Armas de Mujer”. ¿Qué tiene que ver el machismo o el feminismo con la traducción audiovisual al español de este film? Te cuento: el título en inglés es “Working Girls” dos palabras podríamos traducir perfectamente como “Mujeres Trabajadoras”, ¿verdad? El título tenía toda su razón de ser ya que en esta película Nichols quería mostrarnos una realidad que se estaba fraguando en las poderosas oficinas de Manhattan del último tercio del siglo XX: el ascenso a las clases ejecutivas de las empresas y corporaciones de un grupo cada día más nutrido de mujeres.

Con su galardonada película Mike Nichols hacía un guiño a todas esas mujeres entusiastas, trabajadoras y luchadoras que eran capaces de salir del encasillamiento en puestos inferiores que llevaban desempeñando años y años. El film hablaba también de la lucha de los hombres para impedir este ascenso y, también, de las continuas zancadillas de ciertas mujeres poderosas y malísimas. La idea no era mala, es más, reivindicaba en cierta forma ese feminismo empresarial que no acaba de cuajar. Pero en España no estábamos todavía preparados para esto, al contrario: cogimos el título, lo cambiamos y lo transformamos en esa frase hecha que tantos hombres han utilizado a lo largo de la historia, esas “armas” de mujer, tipo uñas pintadas, pelo cardado, taconazos de vértigo…. El resultado: una traducción audiovisual que una vez más destrozó sin remordimiento el sentido original de un film.

 

rosemarys-baby

La semilla del diablo o “Rosemary´s Baby”.

Pocos de los cinéfilos españoles aficionados a ese género tan magistral y denostado como es el terror han dejado de ver la obra que Roman Polansky escribió y dirigió en el año 1968 del siglo pasado: “La semilla del diablo”. Seguro que recuerdas la trama basada en el libro de Ira Levin: joven pareja que se traslada a un ominoso edificio del centro de la ciudad-chico y chica se hacen amigos de una extraña pareja que vive allí – empiezan a tener mucha suerte en su trabajo y poca en cuanto a sus antiguos amigos (se van muriendo como moscas) – ella se queda embarazada casi sin darse cuenta – toma bebedizos extraños – tiene un niño – el niño desaparece – ella le encuentra – ella descubre que es el hijo de Satanás. Fin de la película: Mía Farrow – Rosemary- meciendo lentamente la cuna de su bebé diabólico. Leyendo este brevísimo argumento, el título elegido para bautizar la obra es bastante lógico, ¿verdad?: “El hijo de Rosemary” o “El bebé de Rosemary”. Pues no. La Distribuidora española no vio claro el tirón comercial que tendría ese título entre el para ellos “limitadito” público español y decidió otra traducción audiovisual más clara y que no dejara duda al espectador del final del film: “La semilla del diablo”.

 

En fin, hay muchos más ejemplos de la pésima traducción de títulos de películas; recuerdo, por ejemplo, “Un invierno en la playa” -“Stuck in love”-, “Olvídate de mí” – “Eternal Sushine”- “The Parent Trap” – “Tú a Boston, yo a California” o el clásico e inexplicable – “Jungla de Cristal” alias “Die Hard”. ¿Quieres que te contemos algo más de estas pelis y su terrible traducción audiovisual? ¡Deja tu comentario!

okodia