Protagonizada por Mark Wahlberg, Russell Crowe y Catherine Zeta-Jones se estrena el 15 de febrero.

Siete años después de haberse visto obligado a dejar su puesto en la policía de Nueva York por un escándalo producido por un desafortunado tiroteo, el detective privado Billy Taggart (Mark Wahlberg) es contratado por el alcalde de la ciudad, Nicholas Hostetler (Russell Crowe), el mismo hombre que terminó con su carrera policial, para que investigue la supuesta infidelidad de su mujer. Pero cuando el amante de ésta aparece muerto, las cosas se complican mucho más de lo que Taggart podría haber previsto. A la vez que empieza a replantearse las motivaciones de Hostetler, Taggart es presionado por su antiguo jefe de policía y la esposa del alcalde para redirigir sus pesquisas hacia Hostetler. El detective, que no tarda en descubrir que no era más que un peón en una partida mayor, se adentra en la zona gris que une los mundos del crimen, la política y los negocios, jugando a varias bandas para reparar sus errores pasados y al mismo tiempo ajustar cuentas con el alcalde.