Crítica:

Filme de terror aceptable de Enderby Entertainment  y Tony-Seven Films, No tell motel nos pone en situación con una escena retrospectiva rodada en blanco y negro con una banda sonora espeluznante en la que vemos a una madre tomando el sol en un motel de carretera mientras su hija pequeña, Ángela, juega en los columpios. De repente, un conejo llama su atención, y lo persigue hasta que éste se para. Empieza a acariciarlo sin darse cuenta de que están justo en medio de la carretera que pasa por delante del motel hasta que ya es demasiado tarde. Asistimos entonces a la reacción de sus padres, los Horak, inmigrantes polacos de segunda generación, totalmente derrumbados. Este es el antecedente que da lugar a la atmósfera y sucesos extraños que envuelven al motel de carretera en el que transcurre el total del filme.

Años después, un grupo de jóvenes no tan jóvenes circula por el lugar en una gran auto-caravana, cuando por caprichos del destino, o razones más terrenales, acaban quedándose tirados cerca de lo que parece ser un buen lugar para pasar la noche, el motel de carretera abandonado llamado Round The End Motel. Se trata de un grupo formado por tres chicas y dos chicos, que pronto se darán cuenta de que los fantasmas del pasado que traen consigo no son los únicos que habitan el lugar. Así, tenemos a una joven expromesa del fútbol americano enganchado secretamente a los tranquilizantes, una chica que descubre que está embarazada pero desconoce quien es el padre y no tiene recuerdo alguno de la noche loca en que su hijo fue concebido, también está una joven con muchos problemas y varios intentos de suicidio a sus espaldas, y un chico obsesionado de forma enfermiza con una de las chicas con las que viaja, que es justamente Megan Walsh, la novia del exjugador de fútbol y a la vez la que lleva en secreto su reciente embarazo no deseado.

Lo sucedido anteriormente el el motel se pone de manifiesto cuando una de las chicas ve a una niña pequeña columpiándose en el columpio sola en plena noche, al intentar hablar con ella la niña huye, y al seguirla la chica acaba encontrándose, sin darse cuenta, situada en medio de la carretera…

Como es habitual en este tipo de filmes, con una trama basada en un hecho del pasado que origina la historia, en No tell motel, poco a poco, y a lo largo del filme a modo de clímax paralelo, se nos va mostrando el desarrollo de los dramáticos hechos que sucedieron al atropello de la pequeña y que dieron lugar a la especie de maldición que actualmente acecha el lugar. El director, Brett Donowho, nos diferencia estos flasbacks dotándolos de una cálida luz especial muy distinta al tono oscuro y grisáceo del filme en general, hasta que finalmente ambas realidades se funden tanto a nivel argumental como visual. Donowho proviene del mundo de las series de televisión y tiene en su haber filmes tan poco conocidos en nuestro país como el 5 souls (2011) y The Sacred (2012), y en No tell motel nos ofrece un reparto de actores poco conocidos entre los que no destaca la actuación de ninguno por desgracia. Podemos decir incluso que la protagonista principal, interpretada por la actriz Chelsey Reist, peca claramente de sobreactuación en diversas secuencias, tampoco el guión la ayuda a empatizar con el público al mostrarla como una embarazada, que si bien fue víctima de una violación, no duda posteriormente en echar un buen trago a pesar de su estado.

El filme, rodado en Vernon, British Columbia, en Canadá, se hace tolerable por su ritmo constante, pero falla en ofrecernos destellos impresionantes de miedo o sangre, lo mínimo que uno puede pedirle a un filme de terror mediocre, aunque sí goza de un guión, de T.J. Cimfel, bastante trabajado, que por desgracia no está dignamente ejecutado por los actores, que a pesar de vivir dramas personales muy intensos con sus personajes, no consiguen transmitirlo con demasiado acierto.

Podemos concluir que No tell motel es un filme más de miedo, que destaca más por el terror que los personajes llevan consigo mismos al lugar que no por lo acontecido en el mismo. No es nuevo el hecho de que los protagonistas deban descubrir cuáles fueron los sucesos y motivaciones que originaron el aura de trauma que tiene el escenario para poder afrontarlos y solucionarlos consiguiendo así salvar sus vidas, pues lo vimos ya por ejemplo en la brillante The Ring (2002) entre muchas otras, pero destaca a pesar de la falta de originalidad cómo en este caso también el progresivo desgranar de la trama del pasado nos mantiene en cierto modo enganchados para llevarnos finalmente a sorpresas inesperadas.

   JORDI CIERCO

logo findelahistoria

 

 

 

Imágenes:


 

Tráiler:


Ficha técnica:

DIRECCIÓN: Brett Donowho
GUIÓN: T.J. Cimfel
MÚSICA: Nathan Vann Walton
FOTOGRAFIA: Edd Lukas
MONTAJE: Frederick Wardell
VESTUARIO: Liz Henderson
REPARTO: Rileigh Chalmers, Johnny Hawkes, Chalie Howes, Andrew MacFarlane, Angel McCord, Chelsey Reist, Heath Whitelock
PRODUCCIÓN: Rick Dugdale
DISEÑO DE PRODUCCIÓN: Eddie Hagman
DIRECCIÓN ARTÍSTICA: Jeff Gant
ESTRENO EN USA: 9 de Octubre 2012
DURACIÓN: 84 minutos