Tras las buenas sensaciones que nos dejo la primera temporada de Falling Skies, esta segunda temprada que recientemente ha terminado sigue en la misma linea aunque acentuando la irregularidad así como complicando más la trama. La novedad es quizás la aparición de la esperanza, de un sueño, un objetivo común, de la recuperación de la ilusión gracias a la promesa de una vida como antes en la lejana ciudad de Charleston. Esta se convertirá en la obsesión de la Segunda Mass, que cuando pise la tierra prometida se dará cuenta de que, como siempre, es  el camino lo que ha dado sentido a sus vidas y a donde pertenece, luchando por sus amigos y compañeros a la vez que por futuro de toda la raza humana.


Esta segunda temporada nos ha brindado momentos tan trascendentes como la importancia en la organización alienígena de la exnovia de Hal, Karen, como insensible instrumento principal de comunicación de los aliens, las trágicas muertes en combate del pequeno soldado Jimmy o del bravo Dai, y la visita que vamos desgranando del profesor Tom Mason a las entrañas de una nave extraterrestre para escuchar una interesante propuesta por parte de uno de los misteriosos aliens altos y delgados durante el tiempo que estuvo desaparecido, tras irse por voluntad propia con los aliens en el final de la primera temporada.

Tambien en esta segunda temporada de Falling Skies hemos vivido momentos tan emotivos como el noviazgo de Tom con la doctora Anne y tambien el de su hijo Hal con la dura y misteriosa Margaret, la sorpendente aparición de la desaparecida hija del Capitán Weaver, imperecedero líder militar de la Segunda Mass, y muchas más emociones.

En cuanto a la trama, tan importante como aparentemente fugaz ha sido el descubrimiento de un grupo de deslizantes que maquina una rebelión des de dentro, liderados por el que se comunica con Ben, el hijo de Mason que a pesar de no tener yugo parece mantener con éste un vínculo especial. Este descubrimiento y posterior alianza son fruto de tanta polémica como éxitos en la lucha contra los invasores.


Sorprende la presencia en esta temporada de Brandon Jay McLaren, que vimos en Tucker & Dale contra el mal (Tucker and Dale vs. Evil, 2010) y la serie The Killing (2011-2012), y que encarna a un rudo manitas que entabla una relación con Lourdes, la ayudante de Anne. Los últimos capítulos nos han sorprendido también con la presencia de dos conocidos actores por los amantes de las series como el actor Terry O’Quinn, eternamente recordado como el gran John Locke de Perdidos (Lost, 2004-2010), que interpreta al historiador mentor de Tom Mason, que en intenta establecer un nuevo gobierno civil sin ser consciente de que uno.no puede simplemente esconderse en este mundo en guerra. Otra sorpresa es la aparición del actor Matt Frewer, que vimos como malvado agente del gobierno en la clásica serie de Spielberg sobre el mismo tema llamada Abducidos (Taken, 2002), y que en Falling Skies, en la que Spielberg es productor ejecutivo, interpreta a un veterano líder militar con pocos escrúpulos que lucha precisamente con el personaje de O’Quinn por el control de Charleston.


Evidentemente no vamos a comentar el impactante y sorprendentemente abierto final de la temporada, pero sí diremos que hay importantes sorpresas en el seno de la familia Mason, algunas buenas y otras muy malas, pero todas prometen dar guerra en la tercera temporada, así que habrá que esperar y ser pacientes.

Os dejamos con el tráiler de esta segunda temporada: