Crítica:

Buena película de acción trepidante, Asesinos de élite (Killer elite) se basa en una historia real publicada en 1991 por Sir Ranulph Fiennes en el libro The Feather Men. Situada en 1980, la película nos narra como el protagonista, Danny, decide dejar el mundo de los asesinos a sueldo después de una mala experiencia, retirándose al campo para empezar una nueva vida. Mientras tanto, un jeque de Oman al borde de la muerte quiere venganza para sus tres hijos asesinados por agentes secretos del S.A.S. británico (Servicio Especial Aéreo) durante la rebelión en este país árabe diez años atrás, y para ello recurre a un asesino de mucha reputación ex compañero de Danny, Hunter, interpretado por un envejecido Robert DeNiro. Evidentemente, Danny se verá obligado a volver a la acción para salvar a su amigo y enfrentarse a un grupo de malvados mercenarios.

Absolutamente genial la cita que nos deja Asesinos de élite nada más comenzar:
“El mundo esta en caos.
La crisis económica continua mientras se teje una crisis del petróleo.
La guerra ruge en todas partes. Es un tiempo de revolución, asesinato y operaciones encubiertas.

Es 1980.”

Protagonizada por Jason Statham, creciente actor de acción duro donde los haya que vimos en las tres entregas de la saga Transporter y en las dos de la estresante y loca saga Crank, y también en Snatch (2000), The Italian Job (2003) o Los mercenarios (The Expendables, 2010), Asesinos de elite es una clásica película de acción y espionaje, con mas de lo primero que de lo segundo, en la que sobretodo impacta el saber que se basa en hechos reales, evidentemente negados de forma rotunda, sin credibilidad alguna, por parte del gobierno británico. Su estreno en Estados Unidos pasó muy desapercibido, fracasando soberanamente en taquilla, aunque no permitáis que eso os ayude a juzgar una película que en realidad es más que decente. A pesar de eso, no es un buen comienzo para el director debutante Gary McKendry, que hace su estrena en el mundo de los largometrajes con este filme.

Buen trabajo del actor Clive Owen en el papel de Spike, ex agente del S.A.S. ya retirado del servicio activo que trabaja en la sombra para dar caza a nuestro protagonista, y un casi irreconocible Dominic Purcell que sin ese enorme bigote veríamos como Lincoln Burrows, el hermanísimo del genio en la brillante serie Prison Break.

Resaltar que Asesinos de élite no es un remake de la de casi idéntico título original The Killer elite (1975) de Sam Peckinpah, traducida en España como Los aristócratas del crimen. Y para terminar, una frase de la película, pronunciada por el personaje de De Niro, al más puro estilo Forest Gump:
“Mi padre siempre decía que la vida es como lamer una espina con miel, tiene momentos buenos y momentos malos.”
Im-pre-sio-nan-te.

JORDI CIERCO

logo findelahistoria

 

 

Imágenes:

 

Tráiler:

 

Ficha técnica:

DIRECTOR: Gary McKendry
GUIÓN: Gary McKendry, Matt Sherring (Novela: Ranulph Fiennes)
MÚSICA: Reinhold Heil, Johnny Klimek
FOTOGRAFÍA: Simon Duggan
REPARTO: Jason Statham, Clive Owen, Robert De Niro, Dominic Purcell, Aden Young, Yvonne Strahovski, Adewale Akinnuoye-Agbaje, Grant Bowler, Michael Dorman, Ben Mendelsohn, Kristy Barnes-Cullen
PRODUCTORA: Coproducción EEUU-Australia; Omnilab Media / Ambience Entertainment Melbourne / Ambience Entertainment
MONTAJE: John Gilbert
DISEÑO DE PRODUCCIÓN: Michelle McGahey
DISTRIBUIDORA: DeAPlaneta
ESTRENO EN USA: 23 de Septiembre 2011
ESTRENO EN ESPAÑA: 18 de Noviembre 2011.
CALIFICACIÓN:: No recomendada para menores de 12 años
DURACIÓN: 105 minutos