Paul Newman

Blackthorn

1927 Bolívia, James Blackthorn lleva viviendo los últimos veinte años criando caballos en una cabaña. Se dispone a regresar a los EEUU para conocer a su sobrino. Este es el segundo largometraje de Mateo Gil después de Nadie conoce a nadie (1998) y de la “Película para no dormir” Regreso a Moria. Este colaborador habitual de Amenábar nos brinda un western crepuscular cuyo tema central es la amistad.