300

Immortals

Immortals es un regalo para los sentidos, tanto su belleza visual y profundidad como su impactante banda sonora, ligeramente efectista, son un intenso placer para el espectador. Al estilo de la precursora 300, su cuidadisimo trabajo de fotografía y estética preciosista la convierten en algo extremadamente grato de contemplar.