Crítica:

Filme cómico de terror de bajo presupuesto, The attack of the herbals es una de estos filmes de terror del género zombie que transpiran comedia por los cuatro costados aún sin hacerlo exageradamente evidente. El filme nos brinda un rápido preludio para ponernos en antecedentes, en el que vemos a un grupo de nazis que se dedica a experimentar con prisioneros de guerra forzándoles a probar una especie de te de hierbas cuyo supuesto fin es crear supersoldados pero que les convierte en algo monstruoso. Cuando la situación se descontrola acaban tirando al mar una caja del mismo, que desaparece mar adentro, antes de huir de la isla.

Ya situados en la actualidad, The attack of the herbals nos cuenta la historia de Jackson McGregor, un muchacho educado y no muy listo que regresa a al pueblecito costero de Escocia en el que nació tras perder su trabajo en una multinacional de la gran ciudad. Se encuentra con un pueblo destruido en el que los pocos negocios que hay apenas funcionan y que esta dominado por un malvado habitante millonario del mismo que pretende arrasarlo entero para construir un gran casino internacional. Para salvar el negocio de su familia, una pequeña oficina de correos, decide, junto a su amigo de juventud Russell Wallace, vender bolsas de te a los habitantes del pueblo de una gran cantidad del mismo que su amigo encontró en una caja en la playa. El éxito resulta ser rotundo y el pueblo entero se muestra entusiasmado con el nuevo y delicioso te. Cuando, ya quedándose casi sin ese delicioso te, llegan al fondo de la caja descubren en él una esvástica, pero ya es demasiado tarde para evitar que la gente del pueblo se convierta en violentos y perturbados adictos al mágico te primero, y en descontrolados y psicóticos zombies después.

The attack of the herbals es una comedia cuyos productores venden como una disparatada mezcla de Zombies Party (Shaun of the Dead, 2004) y Arma fatal (Hot Fuzz, 2007) a la escocesa, sin contar por desgracia con la presencia de los graciosos Simon Pegg y Nick Frost. Por desgracia, cualquier parecido con estas buenas comedias es pura casualidad, pues The attack of the herbals es un filme de tono grisáceo con un ritmo demasiado lento, si bien consigue transmitir con gran acierto el ambiente y sensaciones de un pueblecito de pescadores escocés y sus cerradas y peculiares gentes, sin llegar al exageradamente excéntrico grupo de personajes que habitan el filme.

El realizador David Ryan Keith produce, dirige, monta y co-escribe su primer largometraje además de encargarse de la fotografía, y nos deja una sensación clarísima de filme barato y sin brillantez. Su genio no consigue compensar la falta de recursos ni la poca originalidad del guión, aún así, el esfuerzo es notable y el filme puede verse sin que sus escasos ochenta minutos se nos hagan excesivamente eternos. Probablemente el filme tenga más gracia en el ámbito del Reino Unido por su generalizada afición al te y su apreciación de los marcados acentos de cada personaje.

Podemos concluir que The attack of the herbals parte de una idea ligeramente interesante, que se desarrolla con escasos recursos, poca creatividad y limitado talento, y a duras penas llega a satisfacer a los fans del género menos exigentes aun teniendo sus momentos divertidos y algún que otro toque de gracia.

   JORDI CIERCO

logo findelahistoria

 

 


Imágenes:


 

Tráiler:


Ficha técnica:

DIRECTOR: David Ryan Keith
GUIÓN: David Ryan Keith, Alisdair Cook
MÚSICA: Leah Kardos
FOTOGRAFÍA: David Ryan Keith
MONTAJE: David Ryan Keith
REPARTO: Calum Booth, Steve Worsley, Claire McCulloch, Richard Currie, Liam Matheson, Lee Hutcheon
PRODUCCIÓN: David Ryan Keith, Lindsay Keith
PRODUCTORA: Clear Focus Video & Multimedia
DURACIÓN: 81 minutos

WEB: