Todavía me hacen chiribitas los ojos cada vez que vuelvo a ver Marble Hornets. Así, a grandes rasgos, trata sobre unos rednecks sin oficio ni beneficio a los que les ronda un ser llamado Slender Man, una leyenda urbana como el hombre del saco pero que nace en Estados Unidos con la democratización de la era digital. Si un hombre vestido con traje negro, camisa blanca y corbata, con la cabeza afeitada, que mide tres metros y tiene aspecto arácnido de repente aparece en sus fotografías o filmaciones caseras sin duda es Slender Man haciendo el espontáneo. Todo el proyecto surgió de la iniciativa de dos estudiantes de cine que, inspirados por un foro de Internet en donde se debatía sobre la figura del misterioso Slender Man, decidieron crear esta pequeña joya que logra conseguir más tensión que propuestas contemporáneas del género como Paranormal Activity o REC.

Marbel Hornets es algo como un falso documental de aspecto video-amateur dividido en entradas de entre uno y diez minutos cada una. Elogiada por la etapa más puñetera del crítico Roger Ebert, consigue acojonar al más recio de los espectadores vía Youtube y, como en el cine mumblecore de los hermanos Duplass (The Puffy Chair, 2005), potencia los pocos medios de los que dispone para introducir al espectador en un mundo invadido por la paranoia y el miedo que remite a la obra de H.P. Lovecraft. Por si fuera poco, la serie contiene una entretenida y siniestra versión de Encuentra a Wally que la convierte en una interesante actividad en grupo con el fin de acojonar al personal.

Hoy por la mañana, ha comenzado la tercera y última temporada que recomiendo de veras. Las dos primeras están en Youtube aunque también se pueden comprar en DVD desde su página a diez euros cada una si se ha disfrutado del free ride.

DOIF

logo findelahistoria

 

Marble Hornets


http://www.marblehornetsdvd.com/