Not quite Hollywood

mad_max_banner

MAD MAX, violento y atractivo

Mad Max es y siempre será un filme impactante. Acelerado, violento, distópico, pesimista pero también muy atractivo. Y esto último se debe a varios factores pero uno importante es el carisma del personaje central. Un policía del futuro con cara de buen chaval que a medida que avanza el filme se va «pasando al lado oscuro». El mismo título de la película hace referencia a este trastorno del personaje. Otro factor es que se trata de espagueti western de carretera que sustituye caballos y también revólveres por coches, creando todo una fascinación hacia el motor, el hierro y también el cuero. Ahí es nada.

Dead end Drive-In

Campo de exterminio (Dead end Drive-Inn Brian Trenchard-Smith, 1986) es una película hecha para entretener al respetable con humor, coches y bandas de maleantes, pura explotación. Pero explotación rodada con estilo, con un aspecto técnico intachable y con un guión lleno de crítica y mala leche. Como muchos otros filmes de esta época toca temas que desgraciadamente estan ahora más de moda que entonces.

Not quite Hollywood

Estamos ante un documental que repasa exhaustivamente la producción cinematográfica australiana, desde finales de los 60 hasta nuestros días.