Dead end Drive-In

Campo de exterminio (Dead end Drive-Inn Brian Trenchard-Smith, 1986) es una película hecha para entretener al respetable con humor, coches y bandas de maleantes, pura explotación. Pero explotación rodada con estilo, con un aspecto técnico intachable y con un guión lleno de crítica y mala leche. Como muchos otros filmes de esta época toca temas que desgraciadamente estan ahora más de moda que entonces.