No profanar el sueño de los muertos

Un joven anticuario se dispone a pasar unas vacaciones a una casa rural cuando sufre un accidente con su moto en una gasolinera. Él y la causante de dicho accidente se veran inmersos en una serie de extraños sucesos que incluyen bebés e insectos agresivos y que los muertos se levanten de sus tumbas para comerse a los vivos.