La Venus de las pieles

En mitad de una tormenta, una actriz entra en un antiguo teatro situado en una desierta calle parisina. En su interior Thomas, el director de escena, se lamenta por teléfono al no haber encontrado entre todas las candidatas a la mujer adecuada para el papel protagonista de la obra que está preparando, una adaptación teatral del polémico libro La Venus de las pieles (La Vénus à la fourrure) de Leopold von Sacher-Masoch, autor que, gracias a esta obra, acabaría dando nombre al término “masoquismo”. La actriz, vulgar y grosera, desmaquillada y mascando chicle de forma obscena, ha llegado tarde al horario de audiciones; sin embargo, acaba teniendo la oportunidad de interpretar una escena de la obra, y ante los ojos de Thomas se transforma en un ser sofisticado, atractivo y sensual, que acaba por hipnotizar e incluso obsesionar al propio director de escena.