Vulcania, vista en Sitges

Con ligeros toques de fantasía y una buena puesta en escena, la película sí consigue meternos en esta distópica comunidad dividida en dos familias cuya rivalidad sirve para dar salida a envidias, odios y otras actitudes innatas al ser humano