La piel fría, vista en Sitges

La piel fría transcurre en 1914, un barco se aproxima a una pequeña isla que ni siquiera aparece en las rutas de navegación.